lunes, 11 de julio de 2016

JENJIBRE CONFITADO

En alguna ocasión el profesor de jotas nos ha llevado a la clase unas gominolas de jenjibre y nos ha dicho que estas son muy buenas para abrir la garganta y cantar mejor, ya que el jenjibre tiene muchas propiedades medicinales, entre ellas la antiinflamatoria.
Cuando las probé, a mí me parecieron muy peculiares por su sabor dulce y a la vez picante, pero realmente noté cómo ayudaba a quitar la carraspera de la garganta. Me volví loca intentando buscar jenjibre confitado por las tiendas, supermercados, y al final me lo tuvo que conseguir el profe de una herboristería, pero un día me decidí a hacerlo yo ¿por qué no?, si es fácil hacer la naranja confitada...¿no voy a saber preparar un jenjibre confitado?....Este fue mi reto...y lo conseguí, ahora siempre tengo un bote en la oficina para masticar de vez en cuando.

El jenjibre entre otras cosas:  ayuda a hacer la digestión, aumenta las defensas, es bueno para los resfriados, salud cardiaca y arterial, evita los nauseás (embarazo, mareo o quimioterapia), actúa como elixir sexual y tiene propiedades adelgazantes.


INGREDIENTES:

  • 400 gr de jenjibre fresco y limpio.
  • 200 gr azúcar
  • Agua


ELABORACIÓN: 

  • Pelar bien el jenjibre con ayuda de un cuchillo e ir cortándolo en rodajas o pequeños trozos y echarlos en un cuenco con agua.
  • Poner una cacerola con agua a hervir y cuando esta esté hirviendo añadir el jenjibre troceado y dejar hervir unos 4 min.
  • Pasado el tiempo, colar y separar el caldo del jenjibre, y repetir esta operación otras 3 veces, para quitar un poco de fuerza al jenjibre y para que no pique tanto. (el caldo si se desea, se puede guardar y beberlo después como infusión con unas peladuras de naranja o limón, o añadiendo un poco a otras infusiones).
  • Para preparar el almibar, ponemos en una cacerola medio litro de agua con 200 gr de azúcar y el jenjibre y lo dejamos cocer a fuego lento durante aprox. 1 hora, hasta que veamos que el jenjibre está blandito. El almíbar tiene que ser claro, porque si espesa mucho el jenjibre no se ablandará.
  • Después escurrir bien el jenjibre, dejarlo secar unas horas sobre un paño de cocina.
  • Rebozar las gominolas en azúcar y conservar en un tarro de cristal.