jueves, 19 de marzo de 2015

CAÑAS

Con la excusa de celebrar el Día del Padre y para ir completando algunas de las fotos que faltan en mi blog,  hoy he estado bastante repostera. En primer lugar he preparado estas cañas, porque entre los buñuelos, las cañas y las torrijas (postres típicos de este día que siempre ha preparado mi madre), a mí lo que más me gusta son las cañas y las torrijas.
Me gusta preparar recetas novedosas y originales para días especiales, pero a la vez quiero ir recopilando todas estas recetas tradicionales que nos van acercando a nuestra infancia; con esta receta quedé clasificada (2º premio) hace unos años en el concurso de postres con aceite de oliva, del día de la tostada.
En la primera fotografía aparece el regalo que Andrea ha hecho en el cole para su papá.

INGREDIENTES:

  • 200 ml leche
  • 190 ml aceite de oliva (mejor aceite frito y frío)
  • Unas gotas de vinagre
  • 1 pizca de sal
  • 750 gr harina
  • Azúcar 
  • Canela


ELABORACIÓN:

  1. Mezclar todos los ingredientes y trabajar bien la masa hasta que no se pegue en los dedos; la harina hay que echarla poco a poco, trabajándola, todo lo que la masa admita. (Amasar de un lado y de otro, alternando)
  2. Estirar la masa con un rodillo e ir envolviéndola en canutillos.
  3. Freír las cañas en abundante aceite hirviendo e ir bajando el fuego para que se hagan bien por dentro (alternar temperatura porque si el fuego es bajo, quedarán aceitosas)
  4. Retirarlas del fuego, y cuando están aún calientes, pasarlas por una mezcla de azúcar y canela.
  5. Se conservan muy bien en una lata metálica.

Nota: Se pueden rellenar de crema pastelera, nata o trufa...,


Cañas antes de rellenar

Resultado final, junto a la cañas de madera utilizadas para su elaboración